El control de calidad en la obra es un aspecto básico si vas a emprender una reforma en casa. En este post te hablaremos sobre lo que es, qué formas hay de garantizarlo y los beneficios que reporta al cliente.

Qué es el control de calidad en la reforma

Se trata de la verificación con la que se comprueba que la obra tiene la calidad especificada en el proyecto.

Dentro de esta cadena del control de calidad, el primer eslabón es el personal. Por ello, existen certificaciones del control de calidad de las personas que trabajan en el proyecto.

Entre las tareas que conlleva el control están la prevención, inspección, ensayos… Lógicamente, suponen un coste añadido que queda reflejado en el programa del arquitecto o aparejador. Por ley, dicho coste oscila entre el 1 y el 3 % del total de la obra.

Incorpora, entre otras cosas, certificados de garantía del fabricante y la idoneidad de productos, equipos y sistemas empleados.

Cómo garantizarlo

Para asegurar el correcto desarrollo del proyecto de reforma, hay algunos consejos que puedes seguir.

  1. Pide el presupuesto por partidas.
  2. Anticipa un 10 – 20 % del total presupuestado.
  3. Establece metas semanales y las fechas de pago. Si no entiendes del tema, puedes ayudarte de programas informáticos para controlar los procesos y tiempos.
  4. Asegura la posibilidad de contar con los servicios básicos prometidos.

Beneficios para el cliente

Este control, además de ser un requerimiento legal, garantiza la ejecución y materiales empleados en la reforma. Con él aseguras que las instalaciones cumplen los estándares previstos. Asimismo, es una garantía de que los materiales que acordaste no son de una calidad menor que la que solicitaste.

Las reformas en pisos que llevamos a cabo desde CROD Construcciones incluyen el control de calidad de la obra. Solicita más información sin compromiso, estamos para atenderte.